Noticias de Geriátricos Residencias Ancianos

residencias ancianos

¿Es mejor escoger una residencia de ancianos grande o pequeña?

A la hora de escoger residencia de ancianos pueden surgir muchas dudas. El tipo de centro es una de ellas, ya que, en ocasiones, no se sabe muy bien qué geriátrico escoger.

En cuanto al tamaño, los hay de grandes dimensiones o más reducidos. Las residencias más pequeñas suelen, incluso, ubicarse en casas o pisos. En este caso, el trato es totalmente familiar y son muy acogedores.

Y los centros más grandes pueden tener instalaciones más amplias, con muchas actividades, ya que pueden destinar espacios sólo para ocio, gimnasio, enfermería, etc. Además, pueden ser residencias más actuales y modernas que los geriátricos más pequeños.

Sea como sea, lo más importante es que su elección vaya acorde también con las necesidades de la persona que se quede residente y su entorno, debido a que éstos deberán tener un trato constante con los médicos y el anciano debe sentirse a gusto y como si estuviera en su casa.

Si es posible, éste debe poder participar en la elección del centro, ya que pasará mucho tiempo en él y su familia le debe pedir su opinión.

Otro factor esencial es el equipo médico, de enfermería y los especialistas que trabajan en él. Tenga en cuenta que ellos son los que tendrán el contacto diario y es importante que sean profesionales del sector y estén cualificados, además de ser personas que empaticen con cada situación. También es muy importante que el centro tenga tratamientos personalizados y que se puedan desarrollar actividades diarias, para mantener activos a los residentes.

Le aconsejamos que compare entre los muchos geriátricos que existen en su zona y elija el que mejor atención y servicio le ofrezca y que tenga instalaciones adecuadas para que la persona mayor se sienta lo mejor posible en ellas.

Infórmese bien, como le hemos comentado, del personal médico que atiende y su profesionalidad.

residencias ancianos

Los superalimentos para las personas mayores

Llevar una buena alimentación siempre es importante, y aún más cuando se trata de las personas mayores. Durante esta etapa es muy importante incrementar el consumo de algunos productos, debido a que les puede proporcionar beneficios muy positivos para la salud.

También hay que tener en cuenta que, a medida que las personas nos hacemos mayores, nuestro metabolismo cambia y el apetito también. Aun así, debemos incluir ciertos alimentos esenciales.

En las residencias de ancianos lo saben perfectamente y, se preocupan para que, todos los residentes, reciban una alimentación saludable y adaptada a sus necesidades. Además, si ésta es la correcta, ellos se sienten mejor y con más energía, para poder afrontar el día a día de manera activa y obtengan el mejor bienestar. Sin duda, es uno de los objetivos principales de los geriátricos.

Algunos de estos superalimentos son:

La avena: gracias a su consumo, los niveles de colesterol pueden reducirse y es buena para la salud durante todas las etapas de la vida, sobre todo durante la tercera edad.

Las manzanas: éstas disminuyen el riesgo de diabetes, fomentan la regulación de los niveles de azúcar y la presión arterial. Además, tienen mucha vitamina C y antioxidantes.

Las nueces: reducen el riesgo de problemas derivados del corazón y del cerebro.

Las verduras verdes: tanto la espinaca o la col, entre otras, ayudan a la capacidad cognitiva.

El yogurt: los lácteos, en especial el yogur, son una fuente de proteínas esenciales para el tono muscular. También contienen mucho calcio, perfecto para los huesos a esta edad.

Las zanahorias: ideales para la salud de los ojos, la piel y el corazón. Provocan la disminución arterial y el colesterol, además de ser positivo para recudcir las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares.

Éstos son algunos de los superalimentos que incluyen en la dieta habitual en las residencias de ancianos y hacen que las personas mayores puedan disfrutar de todos sus beneficios.

geriátricos

El gran apoyo de los geriátricos

Las personas mayores necesitan, en muchos casos, gran atención y dedicación. E, incluso, requieren cuidados durante todo el día.

Y, aunque éstos se los podrían ofrecer sus familiares, puede suceder que su grado de dependencia haga que sus necesidades sean más específicas y deban llevarlas a cabo profesionales del sector.

Para ello, los geriátricos ofrecen un apoyo constante a las familias y, sobretodo, a las personas mayores, ofreciéndoles un respaldo constante y a medida.

Aunque a muchos hijos, sobrinos, etc. les encantaría poder estar con su familiar en casa, sienten que éstos deben estar en una residencia, ya que estarán mejor cuidados y, especialmente, las 24 h bajo una mirada cualificada.

Habitualmente ocurre que, debido al trabajo, nadie puede quedarse con ellos en casa y, estando en un centro de mayores, saben que están en las mejores manos. Y, cuando la dependencia es elevada, para los familiares es casi una necesidad.

Además, para los residentes también es muy positivo, ya que se encuentran en un buen ambiente, rodeados de profesionales que les cuidan y con compañeros que les hacen más amenos los días.

Tenga en cuenta que, en los geriátricos, además de recibir un soporte personalizado, tanto en la alimentación como en otros ámbitos, realizan sin parar actividades acorde a su situación, ejercicio, talleres, etc.

También las habitaciones están totalmente adaptadas a sus necesidades, como la cama, el armario, el baño, etc.

De hecho, el baño es muy importante, no sólo para favorecer su autonomía sino que, en muchos casos, la mayoría de familiares han tenido problemas para adaptar su baño en uno más grande en su hogar.

Las residencias de ancianos son todo un apoyo para el entorno de la persona mayor. Los familiares, además, pueden visitarlo cuando quieran y, de hecho, es muy positivo hacerlo.

Pida información en distintas residencias y escoja la que mejor encaje con sus necesidades y las de su familiar.

residencias ancianos

Cómo afecta el Alzheimer a los ancianos

En las residencias de ancianos conviven muchas personas mayores con o sin dificultades de movilidad, diferentes discapacidades físicas y mentales, así como diversas enfermedades.

En todos los casos, de manera individualizada, los ancianos están bajo la constante atención profesional de los médicos y asistentes que se encuentran en los geriátricos.

La enfermedad del Alzheimer es una de ellas y produce que las personas afectadas tengan un deterioro cognitivo, afectando a su día a día, como la memoria, el lenguaje y la manera de razonar. Así, el Alzheimer conlleva la pérdida de su autonomía.

Esta enfermedad suele aparecer a partir de los 65 años, siendo más común a partir de los 70, y causa la pérdida de la facultad mental. El Alzheimer afecta mucho al núcleo familiar, ya que las personas que la padecen necesitan una atención personalizada y constante. En las residencias de ancianos se encuentra esa atención, además de disponer de médicos y enfermeros para estar atento durante todo el día.

Los síntomas del Alzheimer son, inicialmente, pequeñas pérdidas de memoria, siendo más comunes con el paso del tiempo. Al cabo de los meses y años, la dificultad de hablar, leer o escribir es una realidad.

Por lo tanto, el deterioro es palpable y los afectados no pueden retener información, recordar conceptos, fechas, personas, etc., y tienen incomprensión de vocabulario común y desorientación. Igualmente, todos estos efectos producen cambios de carácter, tales como apatía, falta de iniciativa o irritabilidad.

En las residencias de ancianos, no obstante, ponen en práctica una serie de medidas preventivas, como llevar un estilo de vida saludable, especialmente referente a la nutrición, realizar actividades físicas de manera personalizada y según la capacidad de cada persona y llevar a cabo actividades mentales, como realizar juegos mentales, tocar un instrumento, etc.

En cuanto a la familia y el entorno más cercano de los enfermos, deben mostrar paciencia, empatía y comprensión, ya que es muy positivo para ellos.

Cuente con el soporte de las residencias y geriátricos en caso de necesitarlo, ya que cuentan con un equipo humanos especialista y profesional.

geriátricos

Los geriátricos cuidan especialmente a sus residentes en Navidad

Falta poco para Navidad, época durante la cual la ilusión nos invade y queremos disfrutarla y compartirla con nuestros mayores al máximo.

Sin embargo, debido a diferentes circunstancias personales y del estado de algún familiar anciano, es posible que no podamos estar todos juntos. En algunas ocasiones, puede que tenga un grado de dependencia alto y que no podamos tenerlo en casa.

En estos casos y en otros, los geriátricos se encargan de atenderlos debidamente y a ofrecerles lo que necesitan durante todo el día y noche, ya que cuentan con enfermeros, médicos, especialistas del sector y con instalaciones perfectamente acondicionadas para ello. Sus baños, sus pasillos amplios y sus habitaciones adecuadas, hacen que su convivencia sea muy agradable y su bienestar se vea mejorado.

Además, nunca están solos, ya sea por el gran equipo humano del que disponen las residencias de ancianos y por otros compañeros en circunstancias similares a ellos.

Los geriátricos son centros que, durante todo el año, cuentan con un ambiente idóneo para cuidar a nuestros mayores y, en Navidad, crean especialmente espacios que hacen que ese espíritu sea todavía más agradable.

Para conseguirlo, las residencias decoran rincones y sobretodo espacios comunes donde se reúnen para realizar actividades en grupo y poder disfrutar de jornadas diferentes y muy entretenidas, siempre bajo supervisión profesional y que sea lo mejor para ellos.

Durante la Navidad, al igual como el resto del año, los residentes pueden recibir la visita de su entorno familiar el rato que quieran y en el amplio horario facilitado, para poder estar juntos en las mejores condiciones. Así, también pueden recibir algún detalle o sorpresa. Igualmente, el centro siempre les prepara algún regalito porque existen casos de soledad y los geriátricos quieren que todos se sientan a gusto.

Así que, en caso de tener algún tipo de dependencia o soledad, las residencias son una excelente opción para estar durante estas fechas tan señaladas, al igual que durante todo el año.

Todo el equipo y el personal médico les cuida y les atiende de la manera más profesional, siempre pensando en su bienestar y que puedan disfrutar también la Navidad.

residencias ancianos

Combatir el frío en la tercera edad

Poco a poco va llegando el frío y es necesario tomar algunas precauciones para que éste no perjudique nuestra salud. Especialmente las personas mayores son las que les puede afectar más, ya que el frío puede acarrearles consecuencias que, a la larga, podrían ser nocivas.

Tenga en cuenta que las molestias iniciales cuando una persona tiene frío no tienen un efecto inmediato en el cuerpo y, habitualmente, los primeros síntomas pueden salir al cabo de unos días de haber estar expuesto a temperaturas bajas y no haberse protegido adecuadamente.

En la tercera edad son muy comunes las infecciones respiratorias durante el otoño e invierno, debido a ya de por sí su vulnerabilidad frente al resto de población. Por ello, una simple gripe o catarro puede derivar a mucho más.

En las residencias de ancianos tienen muy en cuenta éste aspecto y cuidan cada detalle para que las personas mayores se encuentren bien en sus instalaciones y obtengan bienestar. Así, les dan consejos y los profesionales de los geriátricos les ayudan a llevarlos a cabo. Algunos son:

Abrigarse bien: con el cambio de estación, la ropa debe adaptarse y, llevando prendas calientes, impermeables y ligeras, los ancianos están mucho más cómodos y calentitos. Para la cabeza, los gorros son la mejor opción, igual que llevar guantes en las manos.

Pasear: aunque haga frío, el ejercicio físico es buenos para su salud y, tapándose correctamente y con un calzado adecuado, deben realizar sus paseos habituales. Lo más importante es no realizar cambios bruscos de temperatura.
Además, pasear ayuda a la circulación, ya que ésta con el frío puede deteriorarse.

Dieta: es necesario, como en todas las épocas del año, cuidar la alimentación. Debe ser sana y equilibrada y puede aumentar las necesidades calóricas a partir del otoño. Las bebidas calientes son un buen aliado, especialmente las infusiones.

En las residencias de ancianos también tienen mucho cuidado en ventilar cuidadosamente las habitaciones, con el objetivo de airearlas pero sin que entren corrientes de aire.

Siguiendo estas precauciones, el bienestar de nuestros mayores está garantizado y, gracias a los cuidados de los profesionales de los geriátricos, el frío está bajo control.

geriátricos

La importancia de la higiene de las personas mayores en los geriátricos

El cuidado personal es esencial para todas las personas, especialmente para las personas mayores, siendo incluso clave en su envejecimiento. Su higiene y aseo depende su buen estado de salud y encontrarse bien consigo mismo.

En los geriátricos tienen en cuenta éste y otros aspectos para que los ancianos estén cómodos y siempre atendidos. De hecho, los profesionales del sector tratan el cuidado personal con mucho tacto y cariño.

Es importante saber que, gracias a una buena higiene, se pueden evitar infecciones, malos olores y promover la autoestima de manera positiva de las personas mayores, tan importante durante su estancia en una residencia. Además, gracias a los cuidados del personal cualificado, mantienen la piel hidratada y mejora su circulación sanguínea.

Debe saber que muchos residentes pueden tener algún tipo de dependencia y deben realizarle cuidados personalizados. En el caso de personas muy dependientes, la higiene es todavía más importante, ya que al no haber movilidad, pueden salir llagas en el cuerpo que se deben evitar. Son personas que normalmente deben estar en cama o en una silla, debido a sus dificultades motoras.

Así, los cuidadores de las residencias de ancianos realizan una atención diaria de aseo, que comprende un baño, limpieza de oídos, axilas, cabello, boca, etc.
Igualmente, cuando sea necesario, cuidan específicamente las uñas de las manos y los pies, incluso tienen visitas de podólogos habitualmente.

Es importante también realizar revisiones bucales a los mayores, para que puedan comer bien y no tengan molestias.

El aspecto externo es también muy importante y tener la ropa limpia, las gafas, etc. es esencial, así como ponerles perfume.

Así pues, la higiene y el cuidado personal es sumamente relevante y forma parte del bienestar de los mayores. Por ello, en los geriátricos lo tienen bien presente y ponen todo su empeño para que así sea y sus residentes obtengan más y mejor calidad de vida. Sin duda, es importante para que se sientan a gusto en este entorno.

residencias ancianos

Tipos de dependencia de las personas mayores

En las residencias de ancianos cuidan a los mayores de manera constante, especialmente a las personas con dependencia, ya que su bienestar está totalmente en sus manos.

La dependencia consiste en la pérdida de autonomía, ya sea de manera física, psíquica, intelectual, etc. Ello conlleva además que el afectado necesite ayuda para poder desarrollar las actividades diarias, como levantarse de la cama o del sofá, comer, beber, ducharse, andar, vestirse, ir al baño, etc.

En estos casos es necesario que el personal del geriátrico le ofrezca soporte para poder llevar a cabo todas estas rutinas cotidianas.

Existen diferentes grados de dependencia. Así, encontramos el grado I, que son los mayores que necesitan ayuda sólo una vez al día; el grado II, se trata de una dependencia severa i consiste que es necesario tener soporte dos o tres veces durante la jornada; y el grado tres, que es aquél donde la persona necesita a un cuidador durante todo el día.

De la misma manera, existen diferentes tipos de dependencia:

Dependencia física: las personas con dependencia física requieren ayuda para realizar funciones físicas, ya que han perdido parte o total movilidad de alguna parte de su cuerpo.

Dependencia psíquica: son personas que han perdido la capacidad para manejar sus propias decisiones y, habitualmente, no pueden resolver sus propios problemas y emociones.

Dependencia sensorial: nos encontramos con esta dependencia cuando la persona tiene afectación en alguno de sus sentidos, como la vista o el oído, entre otros.

Dependencia mixta: ocurre cuando se encuentran a la vez más de dos dependencias, y hace que la persona pueda ser más vulnerable y necesite más soporte.

Para poder atender a todos los mayores, sean dependientes o no, en las residencias de ancianos cuentan con personal profesional y cualificado para atenderles y cuidarles adecuadamente, y así darles el trato  personalizado que necesiten.

A la hora de escoger geriátrico asegúrese que sean centros homologados y que tengan todas las garantías, ya que así obtendrá más seguridad y confianza.

residencias ancianos

Las residencias de ancianos cuidan a todo tipo de dependientes

La dependencia es la necesidad que una persona tiene de otra, de manera más o menos continuada, según su grado y tipología. Esta asistencia o ayuda es esencial para poder desarrollar sus actividades diarias.

Éstas pueden ser desde mantener la posición del cuerpo, levantarse o acostarse, caminar, asearse solo, utilizar solo el servicio, vestirse y desvestirse y comer o beber. Todas ellas importantes para poder desenvolverse de una forma cotidiana.

También encontramos dependencia cuando se necesita el soporte material, como una silla de ruedas o una cama adaptada i articulada.

Aunque las personas mayores son las más propensas a sufrir dependencia, puede aparecer a cualquier edad. En el caso de los ancianos, en las residencias y geriátricos saben cómo actuar en cada caso y cuidan cada detalle con profesionalidad para que se sientan a gusto y con el mayor bienestar posible.

Encontramos diferentes tipos de dependencia. En primer lugar la física, consistente en la pérdida del control de las funciones corporales; psíquica o mental, perdiendo la capacidad de resolución y toma de decisiones; sensorial, cuando se hallan alteraciones en los sentidos i dificultando, por ejemplo, realizar cualquier tipo de tarea, leer, conducir, etc.; o mixta.

Igualmente, existen diversos grados de dependencia, grado I, grado II y grado III, según si la dependencia es moderada, severa o la persona afectada tiene gran dependencia. Dependiendo del grado, se necesitará más o menos ayuda en según qué actividades y momentos del día.

En el caso del grado III, la persona requiere cuidados durante todo el día y ayuda de otra persona de manera continuada, ya que no tiene autonomía.

En las residencias de ancianos, gracias al personal médico y a las instalaciones adaptadas, dan el soporte necesario y la ayuda a las personas que lo necesiten.

En los geriátricos saben cómo actuar en cada caso y cómo cuidar a las personas dependientes, sea cual sea su grado o tipología.

geriátricos

El Alzheimer, muy presente en los geriátricos

En los geriátricos cuidan a los ancianos como si fueran su familia, con el objetivo que se sientan como si estuvieran en su casa. En las residencias se encuentran personas con todo tipo de dependencias y/o enfermedades, que los especialistas tratan de manera profesional y adaptada a las necesidades de cada persona.

En el caso de los afectados por el Alzheimer, los cuidan especialmente para poder reducir al máximo el avance de la enfermedad y que obtengan el mejor bienestar posible.

De hecho, los geriátricos es una buena opción para que los ancianos puedan estar en el caso de tener Alzheimer, ya que les pueden proporcionar los cuidados esenciales que requieren, así como estar atendidos las 24 h del día.

Esta enfermedad se caracteriza por una degeneración progresiva de las células del cerebro, provocando una disminución de masa cerebral. Así, los pacientes pueden mostrar pérdida de memoria, desorientación, deterioro intelectual, alteración del lenguaje, dificultad de resolución de problemas, etc. Es la causa más frecuente de demencia y suele venir acompañada de cambios bruscos de personalidad y comportamiento.

Debe tener en cuenta que los afectados van perdiendo poco a poco sus capacidades para realizar actividades diarias y su autonomía, por lo que necesitan ayuda y cuidados cada vez más.

Aunque no hay tratamientos definitivos, sí que existen medicamentos que ayudan a paliar los síntomas y mejorar su bienestar. De todas maneras, al pasar los años e ir avanzando la enfermedad, éstos merman su capacidad y el Alzheimer progresa.

Las causas del Alzheimer son desconocidas, pero pueden intervenir muchos factores que pueden provocar las probabilidades de padecerlo, como la edad, el sexo, la herencia familiar, el factor genético y los factores medioambientales.

En los geriátricos conocen cómo atender adecuadamente a las personas que padezcan esta enfermedad y, junto con sus familiares y entorno, hacer que la calidad de vida del afectado sea la mejor posible.

Sobre Cedase + Geriátricos y Residencias de Ancianos

Objetivos Residencias de Ancianos

Objetivos

Nuestro directorio y sistema certificación tiene como objetivo autorregular las empresas y profesionales, promoviendo su fiabilidad e integridad.
Posicionamiento Google Residencias de Ancianos

Posicionamiento Google

Nuestro directorio sectorial está diseñado y desarrollado con una potente estrategia SEO en Google, que garantiza excelentes resultados a sus miembros.
Finalidad Residencias de Ancianos

Finalidad

Nuestro modelo tiene como finalidad integrar las empresas y profesionales en esquemas del fomento de mecanismos de autoregulación legales en la UE.
Propiedad Residencias de Ancianos

Propiedad

Este directorio sectorial y el sistema de autoregulación y certificación son propiedad de Certificaciones de Autoregulación Sectorial, sl.
Autoregulación online Residencias de Ancianos

Autoregulación online

Registre su empresa en el directorio y gestione todos sus datos a tiempo real mediante nuestra plataforma de gestión integral.
Multi dispositivo Residencias de Ancianos

Multi dispositivo

Nuestro directorio y portal sectorial se adapta a la navegación y usabilidad de todo tipo de dispositivos y plataformas online.

Noticias de Geriátricos Residencias Ancianos

  • residencias ancianos ¿Es mejor escoger una residencia de ancianos grande o pequeña? - A la hora de escoger residencia de ancianos pueden surgir muchas dudas. El tipo de centro es una de ellas, ya que, en ocasiones, no se sabe muy bien qué…
  • residencias ancianos Los superalimentos para las personas mayores - Llevar una buena alimentación siempre es importante, y aún más cuando se trata de las personas mayores. Durante esta etapa es muy importante incrementar el consumo de algunos productos, debido…
  • geriátricos El gran apoyo de los geriátricos - Las personas mayores necesitan, en muchos casos, gran atención y dedicación. E, incluso, requieren cuidados durante todo el día. Y, aunque éstos se los podrían ofrecer sus familiares, puede suceder…
  • residencias ancianos Cómo afecta el Alzheimer a los ancianos - En las residencias de ancianos conviven muchas personas mayores con o sin dificultades de movilidad, diferentes discapacidades físicas y mentales, así como diversas enfermedades. En todos los casos, de manera…